miércoles, 23 de junio de 2010

Osho es carne cruda y amante de las gaviotas

Bhagwan Shree Rajneesh criticó a toda cultura, llamó muertos a los vivos y cuestionó todo principio filosófico


POR Juan Carlos Lemus

En un lugar de Asia, vi cómo despellejaban viva a una culebra. El carnicero de pueblo, como si fuera un sacerdote al frente del animal colgado que se estiraba y encogía por el ardor, vaciaba la sangre entre un vaso con ron y, con su índice y pulgar, le destripaba el corazón como si exprimiera un limón. Enseguida daba de beber el líquido verdoso y rojo a los presentes, quienes mostrando sus encías y dientes cariados, reían, achinándose todavía más, mientras lo tragaban.

El aperitivo sirve, se supone, para que los hombres poseamos más vigor sexual.
Hay personas a quienes les gusta saborear tales capuchinos, pero hay otras que pueden alimentarse con un fideo. A cada organismo le corresponde su propia dosis de criadillas de toro, de ostras o de nicotina, según las exigencias.

Osho es algo así como la carne cruda de la espiritualidad, pero, a la vez, un tranquilo amante de gaviotas y de nubes. Para leer con placer sus palabras acerca de la vida, la existencia, la conciencia, el amor, el sexo y todo cuanto concierne al ser humano, se necesita la disposición de un niño y a la vez la dentadura de un caníbal, mas no porque invite a consumir carne, sino debido a lo grotesco que pueden resultar sus verdades crudas lanzadas contra los científicos, artistas y religiosos radicales.
Estamos ante un autor superior. Éste no tiene relación alguna con los bebés que han escrito libros de autoayuda emocional. Hablamos de un tipo insolente, pero sensato, que llamó descerebrados a los presidentes estadounidenses, hipócritas a muchos santos, payasos de circo a los yogas y estúpidos a los filósofos.

Osho fue envenenado en 1990 por el gobierno de Estados Unidos. Todo comenzó cuando, en 1981, fue llevado por sus médicos a ese país para ser operado de la columna. A propósito del viaje, sus seguidores le regalaron tierras en Oregón y crearon un lugar para que en él pudieran habitar 500 personas, era una pequeña ciudad (Rajneeshpuram), donde celebraron festivales anuales hasta que Ronald Reagan y su gobierno, incómodos con el visitante y no encontrando pretextos para terminar con él, lo encarcelaron acusado de infringir las leyes de inmigración.

Durante el tiempo que fue preso, le dieron a beber, según sus médicos, talium, veneno que terminó con su vida. En su tumba fue escrito el epitafio que él elaboró para sí mismo:
“Osho nunca nació, nunca murió, solamente visitó el planeta Tierra entre el 11 de diciembre de 1931 y el 19 de enero de 1990”.
Sí... a la manera del Principito, el sabio se despidió, y sus charlas están escritas en más de 500 libros y traducidas a más de 30 idiomas. Desmenuza y explica, por ejemplo, parábolas del Tao Te King, del Arte de la Guerra o de Los Diez Toros del Zen; asimismo, analiza las enseñanzas de Buda y los bufidos soberbios de Nietzsche; trata sin ningún respeto a Gandhi, a Sartre y a Sigmund Freud, o bien, habla de alegría, de Lao Tse, Gurdjieff, Gautama Buda y de Tagore.
Culto e ilustrado, este indio se ganó la antipatía de los gobiernos y de las personas porque propuso una total desobediencia a las morales jainistas, cristianas, budistas, sufistas, taoístas o de cualquier índole filosófica, afirmando que no se necesitan templos para alcanzar la iluminación divina.

En una ocasión, citó el mito de un santo cuya Gracia y espuma eran tan notables que, cuando un ave le picó, de sus pechos y pies no manó sangre, sino leche y miel. “Deberían meterlo a un circo”, fue la opinión de Osho.
¿Quién es, entonces, este necio, y por qué fue catalogado por el escritor estadounidense Tom Robbins como “el hombre más peligroso después de Jesucristo”? Es uno de los mil artífices del siglo XX (según el Sunday Times, de Londres). Es un no-pensador que cuando expresa sus ideas acerca de la conciencia lo hace con la serenidad de un viejo y con la rabia de un adolescente.

Advertencia: leerlo implica perderle el miedo y respeto a las grandes figuras del planeta, ya no digamos adivinar la idiotez y baja estima oculta detrás de cada arrogancia literaria expresada tanto por dinosaurios como por pequeñas lagartijas, pero, ante todo, estimula en cada ser humano la esencia del zen, que no es otra sino la de “ser testigo”, el estar siempre “aquí y ahora”.

En sus discursos, Osho muestra gran sentido del humor, a la vez que extraordinaria erudición, por eso abordar los libros que recogen sus palabras resulta un buen ejercicio lector. Al principio de esta nota lo llamamos “tranquilo amante de gaviotas y de nubes”, porque, gran observador, no se veía como un filósofo, menos todavía como un intelectual, sencillamente, la vida para él, explicaba, era siempre “un viaje hacia adentro”, hacia el interior de sí mismo, y siempre hay que saber observar a las nubes y a las aves.

Bhagwan Shree

Su nombre de pila es Rajneesh Chandra Mohan Jain (1931-1990). Nació en Kuchwada, una aldea en el estado de Madhya Pradesh, India central. Más tarde se llamó Bhagwan Shree Rajneesh, y finalmente adoptó el nombre de Osho (término japonés utilizado en el budismo zen para referirse a un monje budista).

Para los gobernantes del mundo y para muchas sociedades fue un personaje molesto que atentaba contra la moralidad. Fue calificado de “gurú del sexo” y “santo de los ricos”, porque, según parece, es cierto que poseía más de 40 limusinas, aunque ni una sola mujer (no, no era homosexual). De manera que dinero y espiritualidad nunca fueron agua y fuego para este máster en filosofía por la Universidad de Sagar, profesor de filosofía en la Universidad de Jabalpur y creador de la meditación dinámica, la cual ha sido burdamente imitada por los fenicios del misticismo y puesta en librerías y centros de Occidente. Muchos de sus libros están al alcance de la mano y también en las páginas Web (sitio oficial, www.osho.com).

Sus libros se encuentran repartidos casi en cualquier librería. Editorial Norma ha hecho buenas ediciones. Son buen punto de partida: El libro del ego, El hombre que amaba las gaviotas y otros relatos y Sintonizarse con la existencia.

Advertencia: leerlo implica perderle el respeto a grandes figuras del planeta, ya no digamos adivinar la idiotez oculta tras la arrogancia literaria.

5 comentarios:

  1. !wow! interesanre semblanza invita a leer
    a este autor. ya comparti este enlace. que bueno encontrarle de nuevo. saludos.

    ResponderEliminar
  2. saludos cariñosos, Warate

    seguramente te gustarà leerlo y gracias por comparirlo.


    abrazos

    ResponderEliminar
  3. www.full-estrenos.com <-----visita mi web de peliculas de estreno online GRATIS.

    buen tema gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  4. Soy muy fan del cine y prefiero ver peliculas de estreno por los canales de cable que tengo en mi casa, es más cómodo y económico.

    ResponderEliminar
  5. Ah puchis! Yo no sabía que tanto así era Osho. Lo voy a buscar con eso que soy Junguiana y no Freudiana me gusta cuando le dan en su máuser al Freud. (bromas) Ya en serio, gracias por la recomendación y muy buen blog! Lastima que se fue La Era del Moscardón :(

    ResponderEliminar